La Asociación en Defensa del Severo, responde a Güemes y Aguirre

Luis nos ha hecho llegar el manifiesto de la Asociación para la Defensa del Hospital Severo Ochoa (ADHSO), contestando a la propuesta de la Comunidad de Madrid de incluir curas en los comités de ética de los hospitales públicos madrileños, que os copiamos:

———————————————————————————————
Ante la información hecha pública por la cadena SER sobre la existencia de un Convenio, firmado el 2 de enero de 2008 por el consejero Güemes y el obispo auxiliar de Madrid, Herráez Vegas, que atribuye a los capellanes católicos de los Centros Hospitalarios funciones que exceden la de ofrecer servicios religiosos y de culto a quienes los soliciten, la ASOCIACIÓN PARA LA DEFENSA DEL HOSPITAL SEVERO OCHOA (ADHSO), manifiesta a la opinión pública lo siguiente:

La Ley General de Sanidad y la más reciente, de Autonomía del paciente, configuran al ciudadano como único dueño de sus decisiones, siendo su voluntad prevalente incluso sobre la opinión técnica de los profesionales sanitarios, con la única salvedad de incapacidad legal o riesgo social.

La Constitución Española en sus artículos 14 y 16.1 establecen como derecho fundamental de las personas la libertad ideológica y religiosa y prohíbe cualquier forma de discriminación por razones de opinión o cualquier otra circunstancia personal o social y, en su artículo 54 obliga a todos los poderes públicos a garantizar el ejercicio de los derechos y libertades fundamentales.

La cláusula 2ª del aludido convenio, que hace formar parte del Comité Ético y de los Equipos Interdisciplinares de Cuidados Paliativos al Servicio de Asistencia Religiosa Católica, conculca los derechos arriba indicados en cuanto que otorga a la opinión de los capellanes católicos un peso ilegítimo en la toma de decisiones que alcanzarán no sólo a los católicos y genera, además, una discriminación respecto a otras confesiones, incompatible con el estado aconfesional que consagra el artículo 16.3 de la Constitución.

Esta discriminación afecta también a los ciudadanos individuales al determinar el Convenio en su cláusula 16ª que esta ingerencia religiosa católica se ejerza sólo sobre los pacientes de los servicios sectorizados de carácter público y no de los pacientes “privados” en los centros que tengan esa titularidad.

Que la cláusula 8ª contraviene el derecho a la intimidad recogido en el artículo 18.1 de la carta magna, y los artículos 2.1 y 7.1 de la Ley 41/2002 (Ley de Autonomía del Paciente) al establecer que las direcciones y los restantes servicios de los centros hospitalarios “facilitarán… las oportunas informaciones sobre los pacientes” a los servicios de asistencia religiosa católica.

Que la cláusula 5ª, apartados 1 y 2, del convenio suscrito, altera el organigrama de los centros hospitalarios establecido en el R.D. 521/1987, de 15 de abril, al crear una estructura ajena al hospital, el servicio de asistencia religiosa católica, que tiene un funcionamiento autónomo, dependiendo el nombramiento y cese de su personal así como el contenido y forma de prestar asistencia, de la jerarquía eclesial y no de la Gerencia a la que queda sólo nominalmente adscrita (cláusula 6ª).

Por todo lo que antecede, la ADHSO, integrada por personas que han sufrido el ataque injustificable de los sectores más fundamentalistas del PP de Madrid, consideramos que el acuerdo firmado por el consejero Güemes es un paso más en el retroceso de los valores y derechos democráticos de los madrileños, que nos retrotrae a épocas de palio y pensamiento único que parecen añorar los dirigentes políticos de la Comunidad de Madrid y que desmienten el presunto carácter “liberal” del que hacen gala recientemente.

Este nuevo atropello a la libertad individual pretende una vez más, acallar el debate social sobre el derecho ciudadano a decidir sobre la propia muerte, imponiéndonos unas creencias y valores morales determinados que el conjunto de la sociedad no comparte.

Reclamamos del Gobierno de la Nación las acciones encaminadas a evitar este nuevo atentado a los derechos fundamentales y pedimos a las organizaciones sociales, sindicales y políticas e incluso a los sectores católicos que abominan de planteamientos como los expresados por el obispo emérito de Pamplona en relación con la muerte y el sufrimiento, que se posicionen públicamente en contra del convenio suscrito por la Comunidad y el obispado de Madrid.

En Leganés a 26 de abril de 2008.

Junta Directiva de la Asociación para la Defensa del Hospital Severo Ochoa

Doctores.: Javier Martínez Salmeán, Luís Montes Mieza, Joaquín Insausti, Frutos del Nogal, Fernando Pérez Iglesias y Fernando Soler Grande
———————————————————————————————

Con la Iglesia hemos topado

Para los que tenían dudas de cual es la postura de la Comunidad de Madrid en el tema de las sedaciones, que echen un vistazo a la noticia que publica hoy El País. De piedra nos ha dejado:

Aguirre y Rouco pactan que los curas tengan voto sobre el trato a los enfermos terminales

El Gobierno regional y el cardenal arzobispo de Madrid, Rouco Varela, firman un convenio que amplía las funciones de los sacerdotes en los hospitales

ELPAIS.com – Madrid – 24/04/2008

El Gobierno de Madrid, que preside Esperanza Aguirre (PP), y el cardenal arzobispo de la capital, Antonio María Rouco Varela, han acordado que el Servicio de Asistencia Religiosa Católica forme parte del comité de ética y del comité interdisciplinar de cuidados paliativos de los hospitales públicos de la Comunidad, según informa Teresa Rubio en la Cadena SER.

Este acuerdo, traducido en una cláusula del convenio firmado entre Aguirre y Rouco, ampliará las funciones de los curas que asisten a los hospitales, hasta ahora para visitar a los enfermos y darles consejo desde el punto de vista religioso, para que emitan su voto dentro de este comité encargado de decisiones como la sedación de enfermos terminales, la práctica de un aborto o la reanimación de un bebé en determinados casos. Este comité estaba hasta ahora a los facultativos de cada centro

El acuerdo, según informa la Cadena SER, fue firmado el pasado 2 de enero por el consejero de sanidad Juan José Güemes y el obispo auxiliar de Madrid, Fidel Herráez Vegas.

Fuente: El País

De manera que, a partir de ahora, en la CAM nos moriremos … con el permiso de Dios.

No tienen vergüenza ninguna.

Y allí estuvímos

Ayer asistimos a la concentración por la sanidad pública, que convocaban algunos colectivos sociales y asociaciones. A pesar de no contar con el respaldo de grupo político alguno, la concentración desbordó a los organizadores, que esperaban apenas un centenar de personas frente a la Consejería. Finalmente, y dada la masiva afluencia de personas que colapsaron literalmente la calle, la policía municipal se vio obligada a cortar la calle Alcalá (!), hacia donde se derivaba la marea de asistentes.

Esto es solo el principio, está en ciernes una manifestación a favor de los represaliados que de seguro será masiva.

Os dejamos una serie de fotos del acto, al que finalmente acudió Luis tras su asistencia al debate en la Asamblea. Debate, por cierto, que el PP aprovechó para seguir echando mierda y mentira sobre el caso, atreviéndose incluso a exhibir informes inexistentes. Nada nuevo, pero igual de doloroso.

Algunas imágenes del acto. Más, en Flickr. (RosaJC, que estuvo por allí, también tiene fotos)